Seleccionar página

Buenos días.

Tras la vuelta de vacaciones, hoy vamos a hablar sobre las indemnizaciones por despido de trabajadores y su tributación en el IRPF.

En primer lugar, debemos distinguir si el trabajador tiene un contrato de alta dirección o no.

Un contrato de alta dirección es aquel que, como su propio nombre indica, es formalizado con, por ejemplo, el gerente de una empresa. En otro artículo hablaremos sobre este caso, pues ahora vamos a centrarnos en el caso de trabajadores sin contrato de alta dirección, que es la mayoría de los casos.

La ley del IRPF establece que:

  • Las indemnizaciones por despido tributan como un rendimiento del trabajo.
  • Del importe recibido, está exento de IRPF el importe que le corresponde al trabajador de indemnización conforme a lo que estipule la ley.
  • La indemnización por despido o cese del trabajador tiene un límite de 180.000 €.

Asimismo, la ley del IRPF establece que estará exento de tributación en el IRPF el importe que se haya acordado en un acto de conciliación o en resolución judicial. Este punto es importe, dado que, si empresa y trabajador acordasen un importe previo al acto de conciliación, sólo estará exento la cuantía como si hubiese sido un despido improcedente debiendo tributar por el resto como un rendimiento del trabajo. A modo de ejemplo:

  • Un trabajador es despedido por su empresa el 25/08/2020.
  • En base a la antigüedad y a su salario, si el despido fuese improcedente le correspondería 10.000 € de indemnización.
  • La empresa le ofrece 15.000 € como indemnización. En función de cómo se acuerde este importe, tendrá un efecto fiscal para el trabajador:
    • Si ese importe lo acuerdan empresa y trabajador antes del acto de conciliación o del juicio, solo 10.000 € estarán exentos y el trabajador deberá pagar IRPF por los restantes 5.000 €
    • Si ese importe se acordase en el acto de conciliación o por sentencia judicial, estará totalmente exento.

Otro ejemplo que se puede dar es el siguiente:

  • Un trabajador es despedido por su empresa el 25/08/2020 por causas técnicas u organizativas.
  • En base a la antigüedad y a su salario, y considerando que el despido es por causas técnicas y organizativas, le corresponde legalmente una indemnización de, por ejemplo, 8.000 €.
  • La empresa le ofrece 10.000 € de indemnización. En este caso, los primeros 8.000 € están exentos pero los restantes 2.000 € son considerados como una retribución y, por tanto, tributa en IRPF.

Esperamos que haya sido de utilidad esta publicación.

Para cualquier duda el respecto, pueden ponerse en contacto con nosotros